¿Desplumando contribuyentes? II

Análisis del Mtro. Héctor Alberto Romero Fierro sobre la Reforma Fiscal 2014

 

Uno de los cambios propuestos en la mal llamada “Reforma Hacendaria” que más peligrosa se torna y que de aprobarse, generaría una gran inseguridad jurídica entre los contribuyentes, es el considerar como “obligado solidario” a cualquier socio o accionista de una sociedad o asociación, cuando los bienes de la empresa a la que pertenecen o pertenecían, no alcance a cubrir o garantizar un crédito fiscal, generado cuando estos tenían tal carácter, señalando que responderán por el crédito en la misma proporción que detentaban del capital social.

Esto aleja cada vez más el derecho societario del fiscal ya que precisamente una de las bondades de operar con una Sociedad Anónima o una de Responsabilidad Limitada es, en teoría, la nula responsabilidad que adquieren los accionistas de estas, en efecto el artículo 87 de la Ley General de Sociedades Mercantiles define a la Sociedad Anónima como la que existe bajo una denominación y se compone exclusivamente de socios, cuya obligación se limita al pago de sus acciones, y el artículo 58 de esa misma ley nos define a la Sociedad de Responsabilidad Limitada como aquella que se constituye entre socios que solamente están obligados al pago de sus aportaciones, asumiendo el fisco el criterio que la obligación de los socios de pagar el importe de sus acciones o aportaciones es una obligación que asumen frente a la sociedad, pero cuando ésta adquiere obligaciones ante terceros, es ilimitada hacia afuera, en base en la proporción de su participación accionaria, esto es, de acuerdo al porcentaje que tengan sus acciones en relación con el capital o patrimonio social. Esto es grave, imaginemos que es accionista minoritario y que por esa situación no ejerce ningún control en la empresa, su única opción es acudir a la asamblea de accionistas cada año a ver los resultados de operación y enterarse de estos, y si los mayoritarios lo deciden gozar del reparto de dividendos respectivo; pero ahora, si esos mayoritarios no cubren los créditos fiscales, el fisco sí te va a embargar, pero de consuelo, solo en la proporción que tenías del capital de la empresa.

Lo anterior, aunado a un criterio más terrorífico de Tribunal Colegiado del Distrito Federal que señalo que, lo que llamamos el “velo corporativo” debe levantarse al advertir que uno de los socios ejerce un control efectivo sobre la sociedad mercantil y este abusa de la personalidad jurídica en perjuicio de terceros, dice que ejerce control efectivo porque uno de los integrantes impone una influencia dominante, al nivel que la voluntad de la persona moral, es en realidad la de sus integrantes, lo que se evidencia cuando la toma de decisiones estratégicas de la persona moral se realiza por parte del integrante o el tercero, quien también tiene la dirección de sus finanzas, en tanto es titular de la mayoría del capital social. ¿Cuántas sociedades en México son así?

Pd: Un secretario anuncio que estaba más fuerte que nunca, pero no lo dijo el gobernador… fue nota pagada.

 

 

Por: Héctor Alberto Romero Fierro

*El autor es auditor, abogado y corredor público. 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0