Carta de un Corredor a un emprendedor

Por: Héctor Alberto Romero Fierro

Contador, Abogado y Corredor Público.

 

"La única parte donde el ‘éxito’ aparece antes que el ‘trabajo’ es en el diccionario".

Vidal Sasoon (empresario inglés)

 

El emprendurismo se ha convertido en un rasgo característico de los mexicanos, y entre estos encontramos una gran parte de jóvenes, lo cual significa que nuestra sociedad vive un proceso de regeneración, donde el desarrollo e innovación son cuestiones medulares para la evolución social, y más ahora que atravesamos por la Revolución Tecnológica, que pone a nuestro alcance medios antes inimaginables para potencializar, conectar y crecer de manera exponencial nuestros negocios.


Ser emprendedor significa trabajar, arriesgar, aventurarse, pero sobretodo vencer miedos. Para México las PYMES son un eslabón fundamental e indispensable para su crecimiento y desarrollo, ya que constituyen un 97% del total de las empresas mexicanas, son las generadoras de empleo del 81% de la población y generan ingresos aproximados del 52% del Producto Interno Bruto del país, esto según datos del INEGI.

 

Ante datos tan impresionantes pensaríamos que nuestro país está destinado al éxito, empero el problema radica en que los sistemas jurídicos se vuelven obsoletos, e incluso pueden llegar a perjudicar a la sociedad; uno de los principales dolores de cabeza de los nuevos empresarios es el entender como regularizarse y crear estrategias legales de la manera más sencilla y accesible, ya que todos sabemos, al inicio de cualquier empresa cada centavo cuenta y puede significar entre el futuro de la misma o el abandono del proyecto.

 

 

Son dos las razones principales por las que aún existe informalidad en México:

 

1.- La creencia de que la formalidad es más cara y complicada

 Este es el primer mito al cual se enfrenta la formalidad, máxime que existen estudios que, contrario a la creencia popular, comprueban que la informalidad a la larga resulta aún más costosa.

 

2.- Programa de regularización insuficiente y oneroso

Actualmente el proceso que deben de seguir  todas las empresas que se encuentran en su etapa de formación es muy tedioso y confuso. Primero deben obtener asesoría jurídica para conocer el proceso a seguir, que claro, si se busca asesoría de calidad, los precios están fuera del alcance de los nuevos empresarios; en seguida el trámite relativo a protegerse en el ámbito de propiedad intelectual; posteriormente darse de alta ante Hacienda y demás Instituciones de recaudación fiscal en nuestro país, como lo son el IMSS, INFONAVIT y Secretaría de Finanzas de los Estados y aún ni siquiera hemos mencionado la constitución de una sociedad, que puede ser el trámite que pareciere más indispensable de los anteriores, pero en la práctica evita numerosos conflictos; hasta el momento los fedatarios públicos no habíamos sido capaces de ponernos en los zapatos del emprendedor y comprender su situación.

 

Lo anterior denota que los fedatarios públicos, en su mayoría, no comprendemos el rol social que tenemos, así como la obligación de fungir como auxiliares sociales ofreciendo asesoría, valuación, actos de fe pública, trámites fiscales, laborales, registros de propiedad intelectual y resolución de conflictos de forma asequible, integral y complementaria para un emprendedor, que es un exitoso empresario en potencia.

 

Es por lo anterior que el Colegio de Corredores Públicos y sus agremiados velan por tus intereses, con la intención de que tu esfuerzo e ideas se cristalicen, brindándote los servicios más profesionales, a un costo que te permita crecer, proceso durante el cual te iremos acompañando y orientado.

 

¡Conoce la figura del Corredor Público, sus servicios y los grandes beneficios que te ofrece!

Escribir comentario

Comentarios: 0